lunes, marzo 24, 2008

Viernes Santo

Pues bien, ha pasado otra Semana Santa más, y hay muchas cosas que comentar.

Primero, ya extrañaba una Samana Mayor "normal", ya que el año pasado estuvo de lo más rara... algo que no acostumbraba. Bien dicen que el ser humano es un animal de costumbres. No me quejo, simplemente es algo que nunca había hecho, lo de la acampada y eso.

En fin, este año ya fue más acerca de lo que yo conozco, con una salvedad. me reclutaron "voluntariamente" a ayudar con la representación del Via Crucis, en el papel del ciudadano romano más odiado de la historia, de aquel cuyo nombre los niños cristianos aprenden con cierto odio. Sí, me tocó ser el buen Poncio Pilato. Esta es una foto de su servilleta y mi sobrina Ariadna en traje de carácter.

Esta foto es de cuando se dicta la sentencia contra Jesús.

Jesús con su madre.
Ariadna, como una de las mujeres del pueblo.
Jesús y el Cirineo.

Bueno, como sabemos, la Semana Santa empieza el Domingo de Ramos. Para Jueves Santo se debe acudir al templo a la Misa de la Cena del Señor y del lavatorio de pies (ya me ha tocado ser uno de los que el sacerdote lava los pies), y psoteriormente la visita al Santísimo Sacramento.

Para el Viernes Santo, hay que ir al viacrucis, en el día. En la tarde a los oficios litúrgicos: Celebración de la Palabra, la Adoración de la Cruz y la Comunión. Por la noche, la procesión del silencio.

Sábado Santo es día de luto y reflexión. En la noche hay que acudir a la Vigilia Pascual. Me tocó leer un salmo y a Ariadna una lectura. La verdad, extrañaba eso.

En fin, Dios ya nos dio, como a la higuera de la parábola, un año más de oportunidad. Dios quiera que demos buenos frutos.

1 comentario:

Néstor dijo...

Compadre me sorprendiste ya que la verdad no crei que fueras tan creyente,pero fuera de eso , tu nuevo look te favorese. lo bueno es queno dejes tu ecensia de ser grinchs